Inicio / Administración Autonómica / Detalle

Noticias CSIT

Actualizada la "Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19" a 12/11/2020

Actualizan la Estrategia de  DETECCIÓN PRECOZ, VIGILANCIA Y CONTROL DE COVID-19

La "Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19" presenta las últimas modificaciones dentro de la revisión permanente a la que se somete, en función de la evolución y nueva información que se disponga de la infección por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2). Desde CSIT UNIÓN PROFESIONAL os facilitamos la descarga del documento completo y a continuación extractamos algunos aspectos que consideramos pueden ser de interés.

Revisado por la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta y por la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial y presentado al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, este es el documento de Estrategia de Detección precoz, Vigilancia y Control de COVID-19, publicado por el Ministerio de Sanidad: (actualizado a 12 de noviembre de 2020).

Pincha aquí para descargar el documento: ESTRATEGIA DE DETECCIÓN PRECOZ, VIGILANCIA Y CONTROL DE COVID-19 (Actualizado 12 de noviembre de 2020).

La base para este documento es la detección precoz de todos los casos compatibles con COVID-19, al ser éste uno de los puntos claves para controlar la transmisión. Y por ello es necesario reforzar los equipos de profesionales de la Atención Primaria (AP) para garantizar la capacidad diagnóstica y el manejo de casos desde este nivel, asegurando la disponibilidad del material necesario para ello y de equipos de protección personal.

Desde las comunidades autónomas es imprescindible priorizar en la realización de Pruebas Diagnósticas de Infección Activa por SARS-CoV-2 (PDIA) dirigida fundamentalmente a esta detección precoz de los casos con capacidad de transmisión, para establecer las medidas de control necesarias al objeto de evitar nuevas infecciones.

DETECCIÓN DE CASOS DE INFECCIÓN ACTIVA POR SARS-CoV-2:

En el momento actual, se dispone de dos pruebas de detección de infección activa, una prueba rápida de detección de antígenos y una detección de ARN viral mediante una RT-PCR o una técnica molecular equivalente. La realización de una u otra, o una secuencia de ellas, dependerá del ámbito de realización, la disponibilidad y de los días de evolución de los síntomas.

MANEJO DE LOS CASOS DE COVID-19 CON INFECCIÓN ACTIVA:

Todos los casos sospechosos se mantendrán en aislamiento a la espera del resultado de la prueba diagnóstica positiva de infección activa (PDIA) y se iniciará la búsqueda de sus contactos estrechos convivientes. En caso de PDIA negativa, y si no hay una alta sospecha clínica ni epidemiológica, el caso se da por descartado y finaliza el aislamiento.

  • Respecto al ámbito laboral, la estrategia establece:

El personal sanitario y sociosanitario que resulten casos confirmados y no requieran ingreso hospitalario serán manejados de la misma forma que la población general en cuanto al aislamiento. Estas personas trabajadoras se podrán reincorporar a su puesto de trabajo tras 10 días del inicio de síntomas siempre que permanezcan sin síntomas respiratorios ni fiebre al menos 3 días y tras la realización de una prueba de diagnóstico que indique ausencia de transmisibilidad, bien sea por una determinación positiva de Ig G por una técnica de alto rendimiento o por una PCR negativa o que, aún siendo positiva, lo sea a un umbral de ciclos (Ct) elevado.

El personal sanitario y sociosanitario que haya requerido ingreso hospitalario podrá recibir el alta hospitalaria si su situación clínica lo permite aunque su PCR siga siendo positiva, pero se deberá mantener aislamiento domiciliario con monitorización de su situación clínica al menos 14 días desde el inicio de los síntomas. A partir de estos 14 días, siempre bajo criterio clínico, se podrá finalizar el aislamiento si han transcurrido tres días desde la resolución de la fiebre y el cuadro clínico, y para su reincorporación se seguirán los mismos criterios que en el párrafo anterior.

Las personas trabajadoras que no sean personal sanitario o sociosanitario serán manejadas de la misma forma que la población general en cuanto al aislamiento. El seguimiento y el alta serán supervisados por su médico de atención primaria o del trabajo, de la forma que se establezca en cada comunidad autónoma.

  • En Residencias para mayores y otros centros socio sanitarios:

En los casos confirmados que sean residentes en centros para mayores o en otros centros sociosanitarios que no cumplan criterios de hospitalización y sean tratados en la residencia, se indicará aislamiento en los centros donde residan. El aislamiento se mantendrá hasta transcurridos tres días desde la resolución de la fiebre y del cuadro clínico con un mínimo de 14 días desde el inicio de los síntomas. El seguimiento y el alta serán supervisados por el médico que haya hecho el seguimiento en su centro o de la forma que se establezca en cada comunidad autónoma. Si no puede garantizarse el aislamiento efectivo de los casos leves se indicará el aislamiento en hoteles u otras instalaciones habilitadas para tal uso si existe esta posibilidad. 

Debido a la vulnerabilidad de los centros socio-sanitarios, la detección de un solo caso en estas instituciones, se considerará un brote a efectos de intervención e implicará la puesta en marcha de las medidas de actuación que se aplicarían en otros ámbitos. Además de las actuaciones generales, se realizará PDIA a los contactos estrechos o según la circunstancia, a todos los residentes y personas trabajadoras de la misma, en la forma que establezca cada comunidad autónoma.

  • Dentro del ámbito de Atención Primaria:

En los casos que no requieran ingreso hospitalario y sean manejados en el ámbito de atención primaria, se indicará aislamiento domiciliario, siempre que pueda garantizarse el aislamiento efectivo. Cuando éste no pueda garantizarse se indicará el aislamiento en hoteles u otras instalaciones habilitadas para tal uso. En las personas desplazadas fuera de su localidad de residencia en el momento del diagnóstico, las autoridades sanitarias podrán valorar otras alternativas siempre que garanticen la seguridad. 

  • En el ámbito de Hospitalario:

Los casos que requieran ingreso hospitalario serán aislados durante su estancia en el hospital siguiendo las precauciones estándar, de contacto y precauciones de transmisión por gotas y serán manejados según los protocolos de cada centro.

Los casos que han requerido ingreso hospitalario podrán recibir el alta hospitalaria si su situación clínica lo permite aunque su PCR siga siendo positiva, pero se deberá mantener aislamiento domiciliario con monitorización de su situación clínica al menos 14 días desde el inicio de síntomas. A partir de estos 14 días, siempre bajo criterio clínico, se podrá finalizar el aislamiento si han transcurrido tres días desde la resolución de la fiebre y el cuadro clínico.

  • Respecto de centros penitenciarios y otras instituciones cerradas:

En los casos confirmados que sean internos en centros penitenciarios o en otras instituciones cerradas que no cumplan criterios de hospitalización y sean manejados en sus propios centros, se indicará aislamiento en los centros donde estén internados. El aislamiento se mantendrá hasta transcurridos tres días desde la resolución de la fiebre y del cuadro clínico con un mínimo de 10 días desde el inicio de los síntomas. El seguimiento y el alta serán supervisados por el médico que haya hecho el seguimiento en su centro o de la forma que se establezca en cada comunidad autónoma.

MANEJO DE LOS CASOS SINTOMÁTICOS CON NUEVA PCR POSITIVA Y ANTECEDENTES DE INFECCIÓN RESUELTA:

Los casos que vuelven a presentar sintomatología y una PCR positiva tras haber pasado una infección con resolución clínica y PCR negativa se manejarán aplicando el siguiente algoritmo:


ESTUDIOS DE CRIBADO:

Los estudios de cribados son aquellos realizados sobre personas asintomáticas. Sólo podría considerarse su realización en determinadas situaciones y siempre bajo la recomendación de las autoridades de salud pública. Hay que tener también en cuenta que los estudios de cribado poblacionales han de estar muy dirigidos y relacionados con una alta transmisión en el área geográfica o en la población diana del cribado, y con un objetivo de realizar una intervención de salud pública según los resultados.

No se recomienda la realización de cribados mediante la realización de pruebas serológicas, por las dificultades de interpretación de los resultados en personas asintomáticas y de bajo riesgo y las implicaciones en su manejo

Etiquetas:

Relacionados:

(6 Archivos)